Categorías
Personajes

Stefan Zweig

Bienvenido Stefan, escritor austríaco nacido en 1881, muerto en 1942 en plena Segunda Guerra, cosa que no va a ser azarosa, ya les explicaremos por qué.

Hijo de dos judíos acaudalados, de una empresa textil creo o relacionada con los bancos, tanto la madre como el padre.

Dedicado a la literatura toda la vida, muy prolífico, un hombre pacifista, que también se había apasionado por el psicoanálisis, llegó a ser amigo íntimo de Sigmund Freud.

En 1934, deprimido por el auge del nazismo que había llegado al poder en 1933, hizo un viaje por Sudamérica, porque estaba realmente desencantado del clima bélico de Europa y él creía que el futuro del mundo estaba en Sudamérica, más precisamente en Argentina.

¡Gracias Stefan! Si bien no hemos podido corresponder a tu confianza…

No era el único que lo creía y mucha gente sigue mirando a Argentina como una tierra especial. Lo es, aunque no siempre por buenas razones. Vino aquí, pero se desencantó por razones muy distintas de las que se había desencantado en Europa.

Vio al país demasiado apasionado porque al fin y al cabo llega en el `36 y aquí Argentina estaba partida en dos por la Guerra Civil española que acababa de empezar, y sus hombres y mujeres estaban divididos entre los que simpatizaban con el fascismo y los que lo detestaban.

Nuestro país siempre vibró al ritmo de Europa porque vamos a decirlo con todas las letras: la mayoría de los argentinos siente que su país es un pedazo de Europa trasladado al cono sur. Se desencantó un poco por eso.

Tenía un amigo acá en Buenos Aires, se escribían cartas todo el tiempo y este amigo le hablaba de lo vibrante que era culturalmente Buenos Aires y eso lo fascinó a Stefan y por eso vino.

En ese punto encontró que las cosas eran tal cual las había imaginado, realmente Buenos Aires era y es fascinante desde el punto de vista cultural. Probablemente la ciudad más fascinante desde el punto de vista cultural en todo, sin exageración y eso le gustó pero, lamentablemente la pasión, las pullas, los ataques cruzados, las invectivas que vio entre nuestros compatriotas no le agradaron y terminó en Brasil.

Escribió un libro: Brasil, el país del futuro.

Parece que Brasil le gustó un poquito más. Lo recibieron muy bien, estuvo en algunos congresos donde había unas garotas muy bonitas y esto lo menciono porque vio a Brasil como un país exótico, pero vibrante.

Creyó que Brasil tenía mucho futuro, también lo que los brasileños le agradecen pero que no pudieron cumplir hasta hace muy poco. Todos esperamos que los hermanos brasileños se abran camino, como pensamos abrirnos camino nosotros mismos.

Él estaba enamorado por más de una razón como pueden ver de Sudamérica y esa es la síntesis del tiempo que estuvo aquí.

Era un escritor que había encontrado dos puntos no suficientemente explotados por la literatura de su época, por eso se convirtió en un escritor muy popular ya en vida, era un escritor muy respetado y muy leído.

Los críticos suelen decir que la posición de la mujer en la vida social y el psicoanálisis fueron su nicho, por decirlo de alguna manera.

El psicoanálisis recién empezaba a vibrar en todo el mundo y es natural que un escritor que se ocupaba con mano maestra de los conceptos que el psicoanálisis tenía y los llevaba a la literatura haya tenido éxito. Lo cual también explica que los argentinos hayan simpatizado con él, porque la capital del psicoanálisis tenía que simpatizar con el escritor que echaba mano de las figuras psicoanalíticas.

Stefan Zweig es mucho más que eso, por supuesto. En 1942 con su segunda esposa, ambos se suicidaron porque veían lo que pasaba en Europa y estaban convencidos de que el nazismo terminaría abarcando Europa y después gran parte del mundo, vieron venir un mundo que no les gustaba y tomaron esa decisión terrible.

Esto es una síntesis apretada de la vida de nuestro amigo Stefan, de quien vamos a hablar hoy.

El volumen de Editorial Gradifco contiene dos novelas breves, dos nouvelle, la palabra en francés quiere decir “nueva” y hace referencia a las novelas cortas, de cien páginas o menos.

El libro contiene dos obras de él, ambas muy conocidas, la primera se llama 24 horas en la vida de una mujer y la segunda se llama Amok.

Antes de meternos en la apretada síntesis de lo que es cada uno, como decimos siempre sin ninguna intención ni objetivo de arruinar el placer de la lectura a nadie, vamos a comentar qué tienen ambas novelas en común.

Hay un recurso que parece que le era caro al amigo Stefan que es que dentro de la novela aparece siempre otro relator al estilo de Las mil y una noches.

Lo que equivale a decir que uno de los personajes de la novela será el relator de la historia que vamos a contar y para darle más cercanía y más frescura, otro de los personajes de la novela será quien escuche esa historia, casi siempre en forma de confesión: alguien que tiene que decir algo importante, quiere sacárselo de encima, tiene que liberarse y cuenta y eso, insisto le da muchísima frescura. 

Aparte te da la sensación de que el personaje que escucha es uno mismo. Uno mismo es el personaje que está escuchando, que somos ese otro personaje que escucha. 

Es una manera muy efectiva de crear empatía, no hay una gran obra literaria sin empatía. El hecho de que un personaje se esté confesando con otro, aumenta las posibilidades de ser empático con el protagonista y con la historia, y él lo maneja muy bien. Además es un gran creador de personajes femeninos.

Una de las cosas que más les cuesta a los escritores varones es crear personajes femeninos verosímiles.

Tan es así, que hasta los mejores escritores han recibido críticas en ese punto. Se ha dicho lisa y llanamente que no sabían crear una mujer.

¿Qué quiere decir crear una mujer?

En literatura significa que el personaje tiene que ser verosímil y tiene que parecer, tiene que dar la idea clara de que es una mujer hecha y derecha, que tiene atributos femeninos reconocibles.

Que la mujer se sienta identificada y que el hombre que lo lea vea en el personaje a una mujer, porque también está la mirada masculina que en este momento está espiando a la mujer que está hablando. Tiene que ver una mujer como ve una mujer en la vida real. En la gran variedad de mujeres que existen reconocer sus atributos y sus virtudes y sus vicios.

Tiene que ser un hombre que conozca a las mujeres para saber qué tipo de mujer está viendo.

Uno de los escritores, por ejemplo, a quien acusaban de no saber componer mujeres era nada menos que Ernest Hemingway, para que se dieran una idea de que nadie escapaba de la acusación.

Osvaldo Soriano criticando a los escritores que no sabían crear mujeres, él mismo se autocriticaba decía que “el personaje femenino lo iba ganando muy de a poquito y que le resultaba más fácil crear personajes masculinos”.

Soriano, tomándole el pelo a los escritores que fallaban en el intento, decía “crean a Esteban y le ponen Micaela…” Le ponen un nombre X, pero todos nos damos cuenta que no es una mujer.

Grandes creadores de mujeres, obviamente nuestro relevado de hoy Zweig, pero también lo es Tolstoy en Rusia, impecable en ese sentido, Adolfo Bioy Casares en Argentina y son dos ejemplos entre muchos, pero escritores varones que fallaban en el intento el citado Hemingway, Herman Meliville… en otro vídeo hemos dicho que Moby Dick tiene la característica que no hay un solo personaje femenino en toda la historia y una edición normal de Moby Dick tiene cuatrocientas páginas, así que se pueden dar una idea. 

La primera novela se llama justamente 24 horas en la vida de una mujer de entrada nos prepara para un personaje femenino y todos esperamos que haya hecho un buen trabajo, porque si encima lo puso en el título es porque se ha arriesgado mucho.

De qué se trata rápidamente y por supuesto sin adelantar el final ni las partes culminantes. Un grupo de gente acomodada, está pasando una temporada en la riviera francesa hasta que se enteran, que una mujer que estaba casada con uno de los hombres que están en este círculo, ha huido con un joven que también estaba en el círculo. Y empiezan a debatir si se conocían de antes, si la aventura había empezado antes y es el partido que toma la mayoría. Es mujer y madre de dos hijos. 

Esta mujer ha hecho eso y la mayoría de los chusmas que están evaluando lo que acaba de pasar, creen que venía de una aventura anterior, que este muchacho y ella se conocían y este fue el punto de encuentro, el momento culminante y se fueron juntos y nuestro narrador toma un partido diferente.

Él cree perfectamente que es posible que se hayan conocido en esas pocas horas que están todos en la riviera y que en un momento de pasión ella haya huido con él y solamente recibe el apoyo de una señora de cierta edad que está de acuerdo con él y que después, sorpresivamente lo cita a su habitación para contarle una historia.

La historia que le va a contar por supuesto, tiene puntos en común con lo que acaba de suceder y no vamos a adelantar mucho más, sino que vamos a hablar más que nada de la parte psicológica que era la que le interesaba a Zweig.

La obra es una obra sobre la pasión erótica y los puntos extremos a los que uno puede llegar por esa pasión erótica.

En ese sentido hay obras clásicas, a mí me recordó vagamente a una película El ángel azul, la película que empezó a hacer conocida a Marlene Dietrich y que les recomiendo también y de eso se trata.

Por supuesto lo dejamos ahí con la historia que va a narrar, que básicamente es una historia de una caída por una pasión sexual, por una pasión erótica y no sé si querés agregar algo sobre la primera obra. 

— Dos cosas nada más: una la facilidad y la impunidad con la que todo el mundo se cree con derecho a comentar sobre la vida de esa mujer; todos son dueños de la verdad, todos tienen la verdad y la verdad de cada uno es la que es y aparte las recomendaciones de lo que no tendría que haber hecho, los “debes” y los “no debes” de la historia y por otro lado, eso lo van a ver en la parte final, tampoco les adelanto nada, como una pasión hace cambiar el concepto que uno tiene o una mujer tiene sobre la misma persona en horas. En este caso es en horas. La misma persona que la había llevado a tomar unas decisiones, la lleva a tomar otras y en el medio, quizás hubiera tomado otras si hubiera tenido otra oportunidad.

Una obra con la que se va a sentir identificada cualquier persona que haya pasado por una pasión erótica, es decir, casi todas.

Es cierto que una pasión erótica para una mujer y para un hombre son diferentes, tienen sutiles diferencias y eso nos va a introducir ahora en lo que viene después y él lo presenta muy bien, desde el punto de vista femenino. La que lo relata es mujer, entonces cualquier mujer se siente muy identificada y es de una lectura muy ágil, una página lleva a la otra y cuando una se quiere dar cuenta se lo leyó. 

Stefan Zweig decía que eso era lo que le gustaba, porque él escribía ese tipo de novelas porque eran las novelas que a él le gustaba leer. Decía que cuando el escritor se retrasaba mucho en la descripción del paisaje “y el lago que brillaba y la montaña donde nevaba…” él dejaba de leer.

– Describe muy bien los paisajes pero con muchísima agilidad.

— Sí, además yo creo que estaba muy pendiente de eso, de dar algunos trazos secos para decir “estamos en tal lugar”, poner al lector en situación y después rápidamente entraba en cuestión. No tarda en cuestión a diferencia de otros escritores, ni tampoco tarda en resolverlos, porque como dijimos, son dos novelas cortas y la segunda novela se llama Amok y es la que vamos a analizar ahora.

Una rápida síntesis de cómo empieza Amok: un médico europeo consigue un trabajo en Indonesia y allí se aburre porque está acostumbrado a las distracciones de Europa, trata obviamente de sobrellevarlo lo mejor posible, tiene aventuras con las mujeres del lugar, tiene contactos con los hombres del lugar, pero tiene esa cuestión de superioridad europea que él no hace ningún esfuerzo en ocultar y que le hace ver al resto de los ciudadanos del lugar donde él está como rústicos.

Hay un par de trazos racistas en la novela de Zweig, en esta novela específica, lo cual es un reproche que se le puede hacer a muchos escritores, pero es leve.

Se la puede leer obviando esa cuestión y todo empieza cuando este médico recibe a una señora muy distinguida y muy atractiva (atención a esto porque es importante en el relato) para hacerle un pedido que tarda en poner en palabras.

La primera escena a partir de que empieza el conflicto abunda en circunloquios, hasta que se entienden y lo que ella quiere es que le solucione un problema porque está embarazada de quien no debe.

¿Por qué se llama Amok la novela?

Porque es una palabra indonesia que alude a estar poseído, enajenado por un deseo de violencia y una energía muy grande que lo lleva a uno a sentirse así, como que es capaz de cualquier cosa.

— Yo a él lo vi diferente a cómo lo vio él, porque él hacía diez años que estaba ahí, estaba poco menos que prisionero, él creía que iba a ir a la capital de ese lugar y lo mandaron al interior, entonces yo más que racista lo veo que no estaba con su gente o con gente que sintiese su par, intelectualmente incluso. Puede tener un dejo racista, yo no lo veo así, pienso que por ahí era un racismo intelectual. Lo vi prisionero de una situación y que esa misma prisión fue lo que lo enajenó y lo volvió loco. Ahora estamos acostumbrados a los programas tipo Gran Hermano, yo creo que él se sentía un poco así, y se encuentra con esta mujer de golpe, que es todo lo que él pueda soñar, porque él aparte es médico.

— Por eso lo dijimos, ella lo va a buscar porque la solución que necesita se la tiene que brindar un médico. No sé si nos entendemos… Lleva en su cuerpo lo que no debe…

Ella necesita que le haga un aborto porque ella está casada con un hombre, y estuvo con otro. También se mezcla el tema de la pasión y pasiones indebidas. 

— Sí, tenemos que aclarar que la obra fue editada y creo que transcurre aproximadamente en la misma época mil novecientos veinti pico, para que se den cuenta de la situación de una mujer había pasado por esas circunstancias, estamos hablando de hace un siglo. No es nuestra época donde eso sigue siendo una polémica, pero distinta a la que podía ser en aquella época. Entonces, más allá de todo lo que dijimos

¿Cuál es el tema central de Amok? La pasión erótica.

— Es muy interesante que ambas obras estén editadas en el mismo volumen , me parece una excelente idea porque, si bien el tema central es el mismo. En el primero es la pasión erótica de una mujer, en el segundo es la pasión erótica de un hombre y sirven incluso para cotejarse y sacar conclusiones, llevados de la mano de la literatura excelente, la prosa espectacular de nuestro amigo Stefan.

— Hace fácil lo difícil. Parece fácil escribir así, pero de fácil seguramente que no tiene nada. 

Suele ser la prueba de que un escritor es superior, cuando parece que cualquiera lo hubiera podido escribir y después uno intenta y escribe tres líneas y dice “ya está, ya lo intenté, no era tan fácil”. Dicen muchos que eso de hacer parecer fácil lo difícil es el sello de los grandes.

Atención a eso porque a todos nos habrá pasado muchas veces que estamos ahogándonos en un vaso de agua o teniendo que enfrentar algo muy superior a un vaso de agua pero diciendo “no sabemos por dónde empezar”, parece que no hay por donde agarrar el problema y viene uno y en dos palabras muy sencillas ya nos ayuda a determinar que hay que empezar por allí o que hay que empezar por allá, y cualquier persona que abre un camino ya está haciendo mucho en la solución de un problema.

— A él le gustó más la primera y creyó que me iba a gustar más la primera y a mí me gustó más la segunda porque aunque no tiene nada que ver con el tema, me recordó los relatos de Poe, tiene un dejo de la época del romanticismo, más o menos es esa época, Tiene el estilo del romanticismo para la escritura y después no tiene absolutamente nada que ver con el género de terror, pero tiene ese deje de la velocidad en que se lee y cómo van sucediendo las cosas y los acontecimientos, es como que me recordó un poco, aparte como estamos hablando del tema de un aborto ni más ni menos, y otras circunstancias que se desarrollan después, tiene un toque romántico, no en el sentido amoroso sino en el sentido de la época del romanticismo. Excelente. Muy fácil de leer.

Es un libro que se lee en una tarde; tanto Amok como 24 horas son de esas historias que en cuanto uno las vuelve a leer, las vuelve a vivir.

Un volumen delicioso.

Si te gustó ¡SUSCRÍBETE! Mamiroca – YouTube

Por admin

MAMIROCA 📚 Canal de @YouTube para los adictos a la CULTURA GENERAL 😜
NO compramos #Suscriptores, así que ¡SUSCRÍBETE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *