Categorías
Libros y Personajes

Livia y Dios

Ahora Livia nos habla de su percepción de Dios.

 “Y entonces se le acercó un grupo, donde todos parecían algo tímidos; y uno, apenas un poco más osado, y que por eso llevaba la voz cantante, le preguntó si creía en Dios; y Livia le respondió que a veces.

Puso el hombre rostro de no entender, y Livia le dijo que, cuando Dios creía en ella, entonces ella creía en Dios; y cuando Dios no creía, ella tampoco creía. 

Una mujer del grupo preguntó que cómo sabía en qué momentos Dios no creía en ella; respondió Livia que lo sabía en los momentos en que ella no creía en Dios.

La mujer objetó que su razonamiento era un laberinto, y Livia dijo que ella se sentía bien en los laberintos.  

Un muchacho adolescente, que hasta entonces había permanecido indiferente al diálogo, le preguntó si imaginaba a Dios como un ser perfecto; y Livia le respondió: 

‘No seas tontuelo, nadie puede imaginarse a un ser perfecto’. 

El muchacho arguyó que, puesto que Livia había admitido antes que a veces creía en Dios, entonces debía imaginarlo y que, atento a lo que acababa de decir, entonces lo imaginaba imperfecto. Y Livia dijo: 

‘Has razonado bien’. 

El que llevaba la voz cantante preguntó: 

‘¿Cómo puede Dios ser imperfecto?’

Livia dijo que eso se deducía de ver lo que había creado y que, aun cuando ella no pudiera evaluar con justeza el resto de esa creación, sí podía evaluarse ella, y no se consideraba una obra maestra. 

‘¿Le temes a Dios?’, le preguntó una anciana. 

Livia respondió que le temía cuando creía en él, porque entonces sabía que existía y que en cualquier momento podía dejar de pensar en ella, y ella moriría. 

‘Pero entonces’, dijo el adolescente, ‘tu Dios aún te está creando’. 

‘Sí, claro’, dijo Livia; ‘mi Dios me crea siempre’. 

‘Y si ha llegado a crearte hasta aquí’, siguió razonando el muchacho, ‘entonces es porque te ama; ¿por qué temes que te deje ahora?’. 

‘Porque’, dijo Livia, ‘cuando yo creo en mi Dios, entonces creo que mi Dios se parece a mí. Y en ese momento sé algo de él que me inquieta’. 

‘¿Y qué es eso que sabes?’, preguntó el adolescente, muy interesado. 

‘Que mi Dios crea mejor de lo que ama’, concluyó Livia.”

Si te gustó ¡SUSCRÍBETE! Mamiroca – YouTube

Por admin

📚 Canal de @YouTube para los adictos a la CULTURA 😜
NO compramos #Suscriptores, así que ¡SUSCRÍBETE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *