Categorías
Diario de Uno

Vulnerable

-Desde que lo dejó su novia, el Loco Victorio se siente muy vulnerable -me comentaba vez pasada mi amigo Damián, mientras ambos observábamos el modesto oleaje de los lagos de Palermo.

Yo arrojé una piedra que dibujó un aceptable patito, y, evidentemente inspirado por la herida en el agua, repuse:

-Para que algo sea vulnerable, lo debe ser respecto de otra cosa.

-No me la hagas difícil, Aristocles -respondiome Damián con torva faz.

-Veamos -dije -, dado un caballero con armadura ¿podemos decir que la gran mayoría de su cuerpo se encuentra protegido?

-Podemos.

-Ahora bien: si le sacan la armadura, ¿entonces diríamos que está “más vulnerable” que antes?

-Es preciso acordar en ello.

-Entonces está vulnerable porque antes tenía la armadura y ahora no la tiene ¿es eso correcto?

-No entiendo a dónde querés llegar, pero sí, y vamos a alquilar un bote.

Caminamos hasta donde alquilaban los botes, y yo improvisé:

-Luego, estamos de acuerdo en que, para declarar razonablemente que algo es vulnerable, debemos hallar un parámetro efectivo… ¿Sí?

-Subí y remá. Sí.

-Entonces: ¿Por qué hablamos de “vulnerabilidad humana”? ¿Con qué lo estamos comparando al ser humano cuando decimos que el ser humano es vulnerable?

-El Loco está vulnerable ahora, con respecto al que era antes de que lo dejaran -respondió Damián, y me tiró un poquito de agua en la cara, sin duda para subrayar lo que él creyó su victoria parcial.

-Es cierto, pero yo estoy hablando del ser humano en general, y vos estás hablando de un caso particular -dije yo, un poco agitado por el esfuerzo de los remos.

-Mmm… tenés razón -dijo Damián, con apenas perceptible pesadumbre -. ¿Entonces?

-Vos decime.

-El ser humano es vulnerable con respecto a un ser humano ideal, pero que no existe, que es una entelequia.

-No está mal tu respuesta. Pero ¿cómo creamos en nuestras mentes a ese ser humano ideal?

-Y yo qué sé.

-Lo creamos en base a la experiencia, en base al entendimiento de que aquello que alguien no puede superar, y que lo hace vulnerable, otro ser humano lo ha superado ya, y en el futuro algún otro lo superará.

-¿Por analogía entre dos o más experiencias?

-Eso quise decir. A ese cúmulo de experiencias nobles y fuertes lo llamamos Dios. Dios siempre está en proceso de creación, es un verbo en acción, como un gerundio. Por eso el lugar de Dios lo van ocupando distintas entelequias con el correr de los siglos.

-Acordamos -dijo Damián -. Entonces ¿hablaremos de Dios ahora?

-Tal vez en otra oportunidad. Ahora démosle al remo que me parece haber percibido dos nínfulas de abigarrada minifalda en la costa de enfrente.

-Démosle pues.

MAMIROCA

Por admin

Escritor y YouTuber 📚 🎬 #MAMIROCA en
@YouTube. NO compramos #Suscriptores, así que ¡SUSCRÍBETE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *